La diferencia entre estado de derecho y terrorismo jurídico

El hecho de que los cargos de sedición, rebelión y malversación son claramente espurios muestra con brutal claridad que no solo el sistema judicial español es un apéndice político sino que el fin de este proceso no es hacer justicia frente a un crimen sino perseguir por cualquier medio posible a un movimiento político.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *