Una breve respuesta a quienes apoyan una “intervención militar” de Estados Unidos a Venezuela. (Más de los que jamás creí encontrar)

Las “intervenciones quirúrgicas” son un eslogan político que no tiene correlato militar. En general, las operaciones sin presencia de ejército de tierra en teatro de guerra son posibles cuando el fin de la operación es desarticular una avanzada militar. Bombardear infraestructura, nodos de comunicación, material armamentístico, etc sirve para frenar una despliegue o una operación.

Sin embargo, cuando el fin de la operación es la desarticulación de todo el aparato institucional o de un proyecto político la presencia en tierra es esencial. Esto es lo más obvio que todo observador debió aprender en Irak.

Es por eso que la proyección de poder político de USA en América Latina consistió tradicionalmente en desestabilización y cambio de régimen. Cuando eso requirió operaciones militares fueron dejadas en manos de las fuerzas armadas locales (Argentina, Chile, Uruguay, Brasil, Guatemala, Honduras, Salvador, Colombia, etc). De lo contrario, Estados Unidos llevó a cabo una invasión (Panamá o Granada). En la región la lealtad ambigua siempre fue la de los aparatos militares que se encargaron tanto de invadir sus propios espacios republicanos como de reprimir la fuerzas políticas internas a favor de poderes extranjeros.

La idea de que USA puede “intervenir” Venezuela y hacerlo “quirúrgicamente” es simplemente hacer gala de una total ineptitud en lo que se refiere a operaciones militares, historia geopolítica y cultura política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *